BORDES para Piscinas, solarium, terrazas, patios, veredas


BORDES y PISOS ATERMICOS

La utilización eficiente de la tecnología y la especialización de los recursos humanos permiten coordinar el trabajo y poder realizar innovaciones en materia de estética y de nuevos diseños, a fin de que la piscina y todo su entorno sea un lugar verdaderamente placentero para la recreación.

Para ello se hace necesario contar con personal altamente calificado y con experiencia, entre ellos ingenieros y técnicos, para lograra una mezcla adecuada de manera que los bordes y solarium para piletas y los pisos para jardines, quinchos, veredas y terrazas sean verdaderamente atérmicos y antideslizantes y se adapten a las necesidades de confort y requerimientos de los clientes.

En los últimos tiempos, y ante las necesidades del mercado, en Culzoni hemos ampliado la gama de productos atérmicos y antideslizantes modernizando para esto la planta industrial, la cual inicialmente comenzó fabricando bordes y solarium para piscinas, y hoy estamos fabricando toda una línea completa de pisos con las mismas características y variados colores.

Las altas temperaturas de la región impulsan la búsqueda de nuevas tecnologías para mitigar las frecuentes olas de calor. En tal sentido las losetas atérmicas, de uso tradicional en las piscinas de natación han comenzado a incorporarse como material imprescindible en terrazas, patios, balcones y otras zonas de la casa expuestas a los rigores del sol. Profesionales vinculados a la construcción consideran imprescindible la utilización de este tipo de materiales, y así lograr un clima más adecuado que se expande en otros lugares de la vivienda.

En la época de verano resulta muy difícil bajar la temperatura condensada durante todo el día en las baldosas tradicionales. Con su exclusiva fórmula a base de lava volcánica, las losetas atérmicas llegan a absorber hasta 15º c menos que un piso común para exteriores, según la certificación otorgada por los estudios realizados por la Universidad Tecnológica Nacional.

INFORME DE ENSAYO
Evaluación comparativa del comportamiento térmico superficial en Bordes y Solarium.
Extracto del Informe de CECOVI Nº 093/04

Realizado por: CECOVI - Centro de Investigación y desarrollo para la Construcción y la Vivienda.
Universidad Tecnológica Nacional Regional Santa Fe.
Área de Servicios y Transferencia de Tecnología

Muestras a Ensayar:

  • Muestra Nº 0247/04 – Baldoza cerámica de 30 x 30 cm. Comerciales de uso general para pisos a la intemperie.
  • Muestra Nº 0250/04 – Solarium de 50 x 50 cm. fabricados por Culzoni., utilizados para pisos y bordes de piscinas.

Fecha de Ensayo: 27/04/04

 

Método de Ensayo:

En la evaluación comparativa realizada, se buscó como objetivo analizar el comportamiento de dos elementos diferentes (losetas tipo "solarium" y baldosas cerámicas rojas) en su condición habitual de uso, es decir formando parte de pisos. Concretamente interesa la respuesta desde el punto de vista térmico ante la incidencia directa del sol, teniendo en cuenta que estos elementos se utilizan en pisos al aire libre.

En el caso de materiales empleados en pisos podrá decirse que uno tendrá mejor respuesta desde el punto de vista de la sensación de confort que otro, cuando, expuesto a radiación solar, la temperatura de equilibrio que alcance esté más próxima a la temperatura exterior del cuerpo humano, sobre todo si se trata de pisos dispuestos en zona de solarium o en sectores próximos a piletas de natación donde se produce, en condición de exposición solar intensa, un contacto obligado y permanente con la piel humana al transitar sobre esas superficies.

Se entiende que ante el contacto de la piel con un elemento que está recibiendo radiación solar, se produce un intercambio térmico que dependerá de la temperatura a que se encuentre ese elemento. Si ésta es mayor a la de aproximadamente 35°C (temperatura exterior del cuerpo humano) la piel tendrá una sensación de "calor", que será mayor cuanto mayor sea la diferencia de temperatura.

Concretamente se midieron temperaturas en la superficie de cada elemento, empleando para ello termómetros de contacto del tipo termocuplas, que posibilitan el registro casi instantáneo de temperatura en la superficie, además con un nivel de apreciación elevado (las termocuplas se conectan a un equipo registrador digital que posibilita apreciar al 0,1°C). La versatilidad de este equipo permitió medir la temperatura, sin afectar el proceso de exposición a la radiación solar.

Puede verse claramente, la diferencia medida en los valores de temperatura de contacto entre los dos elementos distintos.

En el horario pico, próximo a las 14hs., la temperatura de superficie medida sobre la cara expuesta de la baldosa cerámica roja supera en más de 10°C a la que se midió paralelamente sobre la loseta atérmica.

Esta diferencia que se mantuvo durante el período de mayor exposición, adquiere significación si se la compara con un parámetro de referencia estimado para la temperatura exterior del cuerpo humano (sobre la superficie de la piel) que podría adoptarse en 35°C.

Aún en el momento de mayor intensidad la temperatura en la loseta atérmica no superó los 39°C en su superficie vista, valor escasamente superior al referencial adoptado para la temperatura de la piel.

Este aspecto resulta importante y define una buena respuesta desde el punto de vista de la sensación de confort cuando se considera que en el uso habitual del elemento de piso hay contacto directo y consecuente intercambio térmico entre la piel y la superficie de la loseta (al tomar contacto con el piso la piel no tendrá una sensación de "calor" puesto que los cuerpos se hallan a valores de temperatura muy próximos).

Con el mismo criterio la sensación de confort se ve notablemente perjudicada al analizar el otro elemento, la baldosa cerámica roja alcanzó una temperatura próxima a los 50°C (en el pico), marcando una diferencia importante con los 35°C adoptados para la piel humana, sobre todo a la hora del contacto directo y del intercambio térmico. Los casi 15°C representan una incomodidad manifiesta para la sensación que se produce en la superficie de la piel que entra en contacto, que sufrirá en este caso, una sensación de "calor intenso".